Del mito, presumimos saberlo todo, o casi todo, pero dejemos que sea la propia estrella quien nos cuente, a través de entrevistas de la época, como empezó todo.


Sarita una rubia al estilo americano


Una estrella dice adiós al cine... otra empieza

Es en 1944 cuando Conchita Montenegro (1911-2007), la otra gran estrella que supo abrirse camino y brillar con luz propia en Hollywood, hacía la que sería su última aparición cinematográfica en Lola Montes . Retirándose definitivamente del mundo del celuloide, la actriz dejó un vacío que solo años después Sara supo llenar, solo había que darle tiempo.


Conchita Montenegro

“Primer Plano”, en 1945.
Cuándo me llamaron para ¡Te quiero para mí! Temí que no me aceptaran por verme demasiado niña. Yo ignoraba que se tratase de un papel de niña. Me compuse todo lo bien que pude y resulto al revés. En cambio, al ser llamada para “Empezó en Boda”, creyendo que me habían encasillado en los papeles de chiquilla, me presente con trenzas, calcetines y tacón bajo. El secretario de Matarazzo puso una cara toda compungida y dijo: “No nos servira. Necesitamos una chica de unos dieciocho años”. “¿Quiere usted veinte años?”-le pregunte- Aguárdeme usted, que vuelvo”. Y volví y quede aceptada.


El equipo al completo de Empezo en boda.
En la fila central podemos ver a Enrique Herreros, Sarita, R. Matarazzo y Fernando F. Gómez.


0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

 
låna pengar