Feliz año 2011



Blogger Templates




Pues eso, el mismo mensaje de siempre.
Después de todo nadie sabe lo que ocurrirá mañana. Puestos a creer creamos en lo mejor.

Y quien mejor que Sara montiel bailando este maravilloso tango para empezar el año...

Blogger Templates


Feliz Navidad

Mujeres Peligrosas


El cine del oeste fue un género donde la mujer tenía poco que decir, a no ser que fuera prostituta, madre, hija o india... Para mí la mejor, la que demostró más sentido común fue sin duda Sara Montiel como Yellow Mocassin, una india “buenísimaque le aclara la mente a Rod Steiger. Por primera vez (algo que ya intuíamos), los salvajes no eran los indios.
Poco a poco las actrices demostraron que podían ser duras, saber defenderse, manejar un revolver y, lo más importante, sin dejar de ser mujeres. El género del oeste dejó de ser la exclusividad imperial de los hombres.
La bella Yellow Mocassin

Música original de Victor Young

Duelo de Titanas



Joan Crawford hubiese podido hasta con el mismísimo John Wayne y con todos los indios de John Ford juntos. Solo Mercedes McCabridge se atrevió con ella.-Te juro que te mataré...
-Estoy convencida, si no te mato yo antes.


Sara Montiel, sola ante el peligro




Aquí nos demuestra que ni la buena de la Crawwford ni todas las McCabridge del mundo podrían con una mujer que tiene la fuerza de veinte osos. Señores, estamos hablando de Sara Montiel. ¿Quién puede atizar mejor que ella? El sentido del humor es muy importante si queremos sobrevivir, y de eso ella siempre ha estado sobrada. Aquí la vemos junto a la Trinca, pasándoselo en grande.


Amor





Mis mejores deseos
Creo que esa cosa de los buenos deseos y desear la paz, y querernos mucho en estas fiestas, lleva su trabajo, no creáis. Se debería para eso empezar a trabajar en enero, para que diera su fruto en diciembre, ¿no os parece? Por eso espero que la gente a la que queremos, durante este año ya agonizante, no se hayan sentido abandonados, no queridos, no deseados, porque no sería así como lo he sentido durante todo este año. En mi caso y espero que vosotros también, me he sentido protegido por mi gente. Mis deseos para todos son siempre los mismos, sin fecha de caducidad, quizá algún día dejen de ser una utopía. Mientras tanto, hagamos lo posible para que todos estemos un poco mejor, animales incluidos. Para nuestra estrella le deseo desde aquí lo mejor, para ella y los suyos ¡salud!
Gracias por estar ahí.
Feliz Navidad




Salud para todos












Jorge Grau, siempre que habla de Tuset Street, dice que no sabe muy bien qué pasó, pero Sara sí, y no le gustaban ni las maneras ni la forma de dirigirla. Años después, la escritora y periodista Maruja Torres, nos lo contaba así, en su libro Mujer en guerra. Más masters da la vida.







Jorge Grau: La discusión estalló cuando iba a filmarse un plano de Sara bailando sobre un pódium. Puse la cámara y el objetivo en la posición que consideraba adecuada, y ella dijo que con aquel objetivo y aquella posición de cámara iba a quedar mal, y que no quería rodar. Si alguien tiene que decir si queda bien o no, soy yo, respondí. Y añadí que haríamos un ensayo. Lo hicimos y comprobé que mis órdenes eran acertadas. Entonces me dijo: Pues a mí tú no me retratas así. Tú no puedes hundir a Sara Montiel.



Maravilloso cartel, diseño del genial jano

Sara Montiel: ¡Me importa poco lo que él diga! Ese señor puede decir lo que le parezca. A mí me importa muy poco que la gente diga que es Napoleón. ¡Yo soy Antonia Abad, modesta persona, y Sara Montiel, modesta actriz. Y añade Maruja Torres, después de entrevistar al protagonista masculino Patrick Bauchau y explicarle el plano final de la película en el que los dos acaban borrachos el, bebiendo whisky y ella con champaña. Y todo ello con la cámara situada en el suelo mientras ella bailaba en un podio. Tenía razón Sara. La querían hundir.



A Maruja Torres la he leído en la revista Fotogramas, en El País, y allá donde he encontrado algo escrito por ella. Me gusta como piensa y como lo traduce y lo plasma luego en el papel, que no es tarea fácil. Su pasión por el cine la llevó un buen día a comentar los premios Oscar, y no recuerdo después a nadie que nos los contase detalle a detalle, con el desparpajo y la gracia que lo hizo ella. Realmente fue muy divertido.







Luis García Berlanga (1921-2010)


Sara Montiel tuvo la oportunidad de que la llegase a dirigir en Tuset Street. Aunque Berlanga no se quiso meter en semejante “fregao” y sí se decidió a salir en ella haciendo un personaje, posiblemente el menos imposible de todos.







La verdad es que toda la cinta es bastante surrealista y podríamos destacar esa escena impagable del famoso “escupitajo” que no deja indiferente a nadie. Tanto se habló de la película, tantos problemas tuvo hasta que llegó a su meta de salida, que la sola publicidad de lo ocurrido durante el rodaje fue la mejor operación marketing que se podía haber hecho, y bastó para que el publico se agolpase en los cines donde se proyectaba, ansiosos unos, por aplaudir al mito y otros para comprobar si era tan mala como se empeñaban en asegurar. En cualquier caso, la película, allá donde se exhibió, tuvo sus colas de público, como era habitual en el cine de La Montiel. De no tener una verdadera vocación, un amor a su profesión, y de no ser su estrella auténtica, creo que Tuset Street hubiese sido su última película. Pero no, ella tiene ese don que sabe reinventarse cuantas veces sea necesario y a los dos meses ya tenía en mente otro proyecto, Esa Mujer. Meses antes, Suevia Films le había pedido a Mario Camus que se hiciera cargo de Tuset Street y éste amablemente rechazó la oferta. Muy enfadados, los de la productora le aseguraron que nunca trabajaría con ellos.






Todavía faltaban unos años para que William Friedkin dirigiera su exitosa El exorcista (1973). Siempre me he preguntado si se inspiró en Patrick Bauchau para esa cosa de "los escupitajos" de linda Blair...Pregunta sin respuesta.


Sara Montiel quería a Mario Camus e hizo oídos sordos a Suevia Films y ahí está Esa mujer, que resultó ser una de las películas favoritas de la estrella y de muchos de sus seguidores. Pero volvamos a la película en cuestión. Tuset Street fue la primera película de una joven llamada Emma Silva, conocida posteriormente como Emma Cohen, actriz de teatro, cine, TV, escritora, directora, guionista y mujer de Fernando Fernán Gómez y no sé cuantas cosas más, y entre ellas fue la entrañable gallina Caponata de Barrio Sésamo, allá por el año 1979.





Teresa Gimpera, una mujer rubia, guapa y muy conocida en el mundo de la moda y la publicidad a la que todos llamaban Gim, empezó como modelo publicitaria en el año 1962 y el cine quiso aprovechar su fama y empezó en el mundo del celuloide en 1965 de la mano de Vicente Aranda en Fata Morgana. Teresa Gimpera había trabajado anteriormente con Jorge Grau en una Historia de amor. Tuset Street se empezó a rodar en diciembre de 1967, en ese año era la modelo que más trabajaba y la que más cobraba. En definitiva, nos podemos imaginar que cuando empezaron los problemas con Grau, toda la “modernidad” se puso a favor del director, que entonces todavía pasaba por el trance de ser una promesa para el cine, y por supuesto la divinidad de Montiel, sería sin duda la culpable de todo, por algo era la única estrella de fama internacional del cine español. Con los años, muchos de los que culpaban a la estrella de todo aquel jaleo, pasaron a ser grandes amigos.


Sucedió en 1968


1968 resultó ser un año muy movido, pero no, no voy decir nada de lo que sucedió en mayo de este año, no. Iba por otros derroteros. Quería comentar que ese mismo año se celebraba el V Festival Internacional de la Canción de Mallorca, que fue un festival que gozó de cierto renombre durante unos años. Pues ese año lo ganó este señor llamado Bobby Hanna, con la canción Written on the wind. Bueno, no pongáis esa cara, al fin y al cabo fue noticia en 1968 ¿no? y puestos a ser surrealistas...


Bienvenido Mister Berlanga












Tuset Street la acabó firmando Luis Marquina, que dirigió a Sara en la estupenda El capitán Veneno (1951) última película de La Montiel, antes de su partida hacia México.





Si lo que buscamos es ser felices, tendremos que encontrar primero Calabuch no sé bien dónde, ni cómo empezar, pero la auténticidad está allí. Posiblemente estamos más cerca de la patética y divertida historia social de Bienvenido Mister Marshall, o tal vez de Esa pareja feliz, en este mundo inventado por las marcas, concursos y premios fáciles, donde nos prometen un piso en Torrevieja o en Marina Dor. Aunque creo que lo que hacemos o por lo menos intentamos, es sobrevivir como lo hace el entrañable Plácido, y me asusta pensar que pueda ser yo mismo El Verdugo de mi propia vida, eso lo que más. Por otro lado, no tengo Novio a la vista, lo que no me impide decir con sentimiento ¡Vivan los novios! para aquellos que consiguen serlo, felices y novios quiero decir. Uno siempre espera que todo se arregle, por eso no me importa que sean Los jueves milagro, o cualquier otro día, pero que ocurra. Tantos y tantos personajes de nuestra vida, de aquélla y de ésta se mezclan entre sí y nos ayudan a ver, si eso es lo que realmente queremos. Lo único que se me ocurre es estar agradecido por el buen puñado de buenas películas que nos ha dejado. Esos retratos de una España esperpéntica y divertida, donde imperaba entre otras cosas, esa férrea censura con la que tuvo que lidiar continuamente y supo envolver en celuloide de seda y oro esas películas increíbles.





Bueno, en realidad, lo que quería decir es siempre, siempre “Bienvenido Mister Berlanga". Y siempre, siempre por siempre jamás …I love you Sara Montiel




¡Ay!
No volverá aquel amor


Sara montiel en 1986 en directo nos canta esta triste canción, No volverá aquel amor. Pero yo si deseo que vuelva el amor, para todos por supuesto.

De su película Esa mujer (1969) Mario Camus




Juan Gyenes


Sara "bellísima" en una de sus apariciones estelares en televisión




Juan Gyenes es considerado como uno de los grandes fotógrafos de todos los tiempos. Al igual que Bernard Hollywood, Gyenes fue el fotógrafo de las grandes estrellas y de la rancia aristocracia española. Pasar por el estudio de Gyenes era ya un triunfo.

Sara tuvo la suerte, bueno, desde la perspectiva de los años transcurridos, se podría decir que ambos salieron muy beneficiados de aquellas primeras y maravillosas fotos que le hizo el maestro Gyenes a nuestra Sarita. Contemplando algunos de sus trabajos, vemos a un gran humanista, por eso en sus fotografías sabia plasmar esa parte de la belleza que permanecía invisible, para muchos fotógrafos de la época. Gyenes siempre me ha gustado, porque me gusta mucho el retrato. Me gusta ver un poco de la historia de esa persona que estoy contemplando. Hoy, cuando creemos que todo está inventado, y que la técnica nos supera a todos, veo cada fotografía, que parece que estoy contemplando un trozo de plástico, no tienen alma. Todos parece que estamos empecinados no, en hacernos una foto, sino en ver una retrospectiva nuestra, de cómo fuimos, o como nos gustaría ser no, como estamos y como nos vemos, y lo más importante, como somos. ¿Un lío verdad? Pues eso…

"Retrato de porcelana" así bautizó la foto Gyenes

A lo que iba, ¡Mil veces lo ha contado Sara Montiel! fue Gyenes quien le presentó a Ladislao Vajda, y fue Gyenes el primero que fotografío el bello rostro de la Montiel. Una de esa fotos fue directa a la revista “Semana” donde una joven aspirante a actriz aparecía por primera vez, Antonia Abad Fernández. Sara Montiel, vendría poco después.

En España hemos tenido grandes fotógrafos, josé Demaria Vazquez "Campua" (Gyenes fue alumno suyo) hijo de otro de los grandes en este campo y del periodismo como fue José L Demaria lópez "Campua", entre otros muchos.

La última aparición de Gyenes fue en TV


Un poco de Gyenes


Tony Soler fue su compañera y protectora en la violetera

La entrañable y maravillosa Isabel Garcés, estuvo con Sara en Mi último tango

Julio Peña "el guapo" del cine español de los años treinta y cuarenta, estuvo en dos películas, Confidencia y Alhucemas.


Amparo Rivelles

Desde el estreno de El clavo ella se convirtió en mi modelo de actriz dentro del cine español. igual que Ingrid Bergman lo era en el cine internacional. Delante de una cámara, Amparo era una mujer maravillosa. Suyo es el primer autógrafo que he tenido en mi vida.

(Sara Montiel "Vivir es un placer" 2000)

Aquí más de Gyenes y más de todo.

La foto con la falda mexicana (creo) fue a su vuelta a España en 1950 para incorporarse al rodaje de Aquel hombre de Tánger


,

Aquí, en este lugar de sobra conocido por todos los que "amamos" a Sara Montiel, podemos encontrar a los grandes fotógrafos que retrataron a la bella "Montielito".


Si no fuera por la técnica muchos artistas no existirían… perdón, NO EXISTIRIAMOS. A mí no me duelen prendas en reconocerlo porque por muy guapa que sea una si te toca un zoquete de fotógrafo o un trasto como iluminador, te puede sacar más fea que “la Moños

(Sara Montiel. 1980)


La Moños

Película que dirigió en 1997 la también actriz Mireia Ros. El personaje principal recayó en la actriz Julieta Serrano.

Julieta Serrano maravillosa en "La Moños"


“La Moños” fue un personaje real. Una vagabunda llena de color, en una España en blanco y negro. Una mujer que intentaba sobrevivir a saber a cuántas miserias de la vida, de una forma extravagante como puede ser regalar flores y canciones a los transeúntes que se paseaban por ese mundanal teatro que es la Rambla de Barcelona, a cambio de un poco de atención y de ternura. Esto sucedía allá por los años treinta y cuarenta.

Hay quién dice que al morir su aristocrático amante, le arrebataron al hijo de ambos y se volvió loca, loca de amor y desesperación, como aquella reina de Castilla.

"La Moños" es una verdadera institución callejera barcelonesa, y goza de la máxima popularidad. tiene "La Moños", en su miseria, un sentido especial del arte de vestir...

(Crónica.- 20 de mayo 1934)


La Rambla en una imagen de 1931


Celos

Jacob Gade (1879-1963), nacido en Dinamarca compuso este maravilloso tango en 1925. Sara, incluyó "Celos" en su película Varietés (1971)





Aquellas novelas rosa

Sí, aquellas novelas rosa que hicieron furor en los años cincuenta y sesenta, aquellas que calificamos cómo “novelas de Corin Tellado”, dándoles el nombre de la célebre escritora a todas ellas.




Hubo muchos soberbios y afamados escritores que pusieron el grito en el cielo al ver como se vendían este tipo de novelas y como las suyas cargadas de intenciones y de maravillosos y vistosos argumentos, veían amarillentar sus portadas en los escaparates. Este tipo de lectura, le pasaba como al cuplé, era algo así como el género “chico” o “muy” chico de la literatura, e incluso estaba mal visto, si decías que eras consumidor de este tipo de novelas o de aquellas del oeste, las de Zane Grey o las de Manuel Lafuente Estefanía, que es una auténtica leyenda en España y en medio mundo.


Primera edición y número 1 de: Colección Vaqueros.
Primera edición del año 1951, de la novela de Zane grey, The knights of the range.

De una falsa moral que ponen la piel de gallina


los hombres, siempre pensando en lo mismo...




Autores como Antonio Losada, Guillermo Sautier Casaseca, que eran los reyes de la novela rosa en la radio, junto a Luisa Alberca o el escritor Carlos de Santander (Juan Lozano Rico) o la propia Corín Tellado, la escritora española más leída después de Miguel de Cervantes, que tiene tela... encontraron reconocimiento y fortuna con este tipo de literatura popular (por más, que les pese a muchos). Pero lo que realmente me gustaba de aquellas novelas, no era lo que podía encontrar en el interior, ni mucho menos. No, no estaba por esa labor, era ¡la contraportada!. Muchas de aquellas novelas y tebeos a veces nos ofrecían bonitas contraportadas, dedicadas a actores o cantantes de moda. Y cómo no, Sara Montiel, fue una de las reinas de aquella lluvia de estrellas a lo largo de varios años.

Lluvia de estrellas

Sara Montiel, hizo cuatro películas con Fernándo Fernán Gómez.
La primera de ellas fue, Empezó en boda, de Raffaello Matarazzo (1944)

Gracias Dani, por escanear y enviarme el librito




Una de vaqueros
The Alamo (1960) de John Wayne
Un poco de historia
El "dulce" Frankie, empezó muy joven en esto de la música y el cine. Su oportunidad en el mundo cinematográfico se la dio John Wayne para su película El Álamo
Las hojas verdes (The green leaves of summer) del genial Dimitri Tiomkin, estuvo nominada al Óscar.


Sara Montiel, hizo su particular versión de este clásico de las baladas.





Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

 
låna pengar